// echo out all of the post content

Es de sobra conocido los beneficios que tiene realizar entrenamiento de fuerza para mejorar el rendimiento deportivo. Además, es fundamental que tanto la planificación como la ejecución de los ejercicios sea correcta. Sin embargo, dentro de los corredores populares existen grandes dudas y desconocimiento al respecto. El objetivo de este post es dar unas pautas sencillas sobre cómo realizar la fuerza. Aunque son varios los aspectos críticos a tener en cuenta, los trabajos e investigaciones de Arthur Jones, y recientemente llevados excepcionalmente a la práctica por Lucas Leal en Resistance Institute, indican la importancia de llevar el músculo a la fatiga para conseguir adaptación y consecuentemente mejora del rendimiento muscular.

La manera más óptima de llevar el músculo a la fatiga es trabajando la fuerza con movimientos lentos, muy controlados, manteniendo tensión muscular en todo el rango de movimiento y evitando el aprovechamiento de la inercia del movimiento. Con estas premisas podemos poner el ejemplo de una sentadilla. En nuestro ejemplo, el video indica cómo con una sentadilla en un atleta bien entrenado, joven, somos capaces de llegar a la fatiga sin necesidad de poner carga adicional más que nuestro propio peso corporal. Ahora bien, la velocidad de ejecución ha de ser muy lenta, manteniendo tensión en todo el rango del ejercicio; evitando que el músculo se relaje en ningún punto del movimiento. Al igual que en series de carrera de 1000 m, es lógico no descansar en ningún momento de cada repetición de 1000 m, ya que si no perturbaríamos la serie. En la fuerza ocurre lo mismo, el músculo no debe de descansar en ningún punto del recorrido. La incorporación de movimiento rápido permitiría al atleta del video realizar innumerables sentadillas antes de llegar a la fatiga, mientras que con movimientos lentos no es capaz de realizar más de 8 (y sin carga adicional). Probadlo, no sólo con este ejercicio sino también con otros.

Finalmente, mencionar que el movimiento lento nos permite control, y evitar hacernos daño durante el ejercicio; fundamental en corredores con poca experiencia en el entrenamiento de fuerza. En resumen, ya tenemos dos conceptos fundamentales en todo trabajo de fuerza: Velocidad lenta en la ejecución del movimiento, y Control.

 

Performance Luis del Águila

Ver todos los post

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *